viernes, 13 de septiembre de 2013

Más Ci-Fi en pantalla grande: Elysium y Riddick.


En el año 2159 existen dos clases de personas: aquellos que son muy ricos y que viven en una pulcra estación espacial donde disfrutan de un nivel de vida acorde con su posición, y el resto son aquellos que viven en un superpoblado planeta Tierra en ruinas. 

La Secretaria Rhodes (Jodie Foster), una dura funcionaria del gobierno, no se detendrá ante nada para hacer cumplir las leyes anti-inmigración y preservar el lujoso estilo de vida de los ciudadanos de Elysium. No obstante, eso no detiene a los habitantes de la Tierra en su empeño por tratar de entrar por cualquier medio que puedan. 

Cuando el desafortunado Max (Matt Damon) sufre un accidente laboral que le condena a una muerte inmediata, se compromete a participar en una misión que en caso de tener éxito le permitiría viajar a Elysium, el único lugar donde podría salvar su vida gracias a la avanzada tecnología médica.


Elysium, con dirección y guión de Neill Blomkamp era uno de los estrenos que esperaba con más ganas, tanto por su joven director que sorprendió con su Distrito 9, como sobre todo por contar con dos actores del calibre de Matt Damon y Jodie Foster.

Para seros sinceros, la primera vez que la vi quedé algo (o incluso bastante) decepcionado, y solo después de volver a verla por segunda vez me he decidido a comentar algo sobre ella aquí. 


Elysium es una película de corta duración (109 minutos) y quizás por eso creo que en algunos aspectos le falta tiempo para haber explicado o desarrollado más los personajes y la historia. Pero por otro lado, también se repiten algunas escenas y diálogos (flashbacks) que, al final de la película, no logran el objetivo de dar cierta emoción. 

Existen ciertos paralelismos con Distrito 9 (aunque en este caso es toda la Tierra la que está en un estado lamentable), y la creación de la historia y la atmósfera inicial, incluyendo una crítica a las desigualdades en un mundo al que corremos el riesgo de encaminarnos, son interesantes. Pero poco a poco, la película se desinfla un poco y se convierte en una mera película de acción con buenos efectos especiales y en la que algnos personajes secundarios son mejorables.

Jodie Foster está desaprovechada y Matt Damon tampoco se acaba de lucir, todo ello más por culpa del guión que de los propios actores. El antagonista más directo del protagonista es un personaje que aunque pudiera parecer curioso en un principio, está demasiado exagerado y sobreactuado (en algún momento me recordó vagamente al personaje interpretado por Daniel Day-Lewis en Gans of New York pero claro, a un nivel muy inferior). 

Es muy probable que mis altas expectativas hayan contribuido a la decepción, si bien es cierto que con el segundo visionado la película mejoró algo. Creo que todos aquellos amantes de este tipo de ciencia ficción con muchos toques Ciberpunk se entretendrán con ella, aunque no dejo de pensar que Blomkamp ha dejado escapar una buena oportunidad de hacer una gran película de este género, pero que al menos nos entretendrá. 

Espero que este prometedor director no se desinfle como ha ocurrido con otros que apuntaban maneras y cuyas nuevas películas ya no despiertan ningún interés en mi.

Aquí os dejo el trailer de la película:


Y si Elysium me decepcionó en gran medida, la que os comento a continuación me ha parecido directamente una película de muy bajo nivel. Me refiero a Riddick, la tercera película basada en el personaje interpretado por Vin Diesel.


Traicionado por los suyos y dado por muerto en un planeta desolado, Riddick tiene que luchar con la raza alienígena de depredadores más letal que jamás ha conocido. Su única vía de escape pasa por activar una baliza de emergencia para atraer a una serie de mercenarios y cazarrecompensas que no se van del planeta sin la cabeza de Riddick como trofeo. Sin embargo, lo que ninguno de ellos sabe es que Riddick es más peligroso y temible que nunca.



Esta claro que no podemos esperar una película de grandes interpretaciones en esta saga, pero esta Riddick es un salto muy claro hacia la primera película: Pitch Black. Lo malo es que si copias una película y tan solo los efectos especiales son mejores gracias al avance de la tecnología (y a la inversión) durante los años transcurridos entre una y otra, pues podías haberte ahorrado el camino tranquilamente.


Cuando me enteré de que estaban rodando una tercera película basada en este carismático personaje (para muchos de los aficionados de la saga), me apetecía ver como continuarían con la historia del mismo después del final de Las crónicas de Riddick. Debe ser que finalmente no les gustó aquello, porque en 2 minutillos (en plan flashback), eliminan la posible continuación de la anterior película para volver a dejarnos en un terrible y peligroso mundo donde Riddick encontrará (de nuevo) una nueva especie depredadora a la que sobrevivir.

Ni que decir tiene que la película es muy floja, puesto que incluso el personaje interpretado por Vin Diesel ha perdido enteros por el camino. Trata de comportarse de forma parecida, pero ya no es igual,  aunque conserva un par de las "vaciladas" típicas de él. Poco más.


La única curiosidad de la película radica en algunos de los actores que interpretan a los dos grupos de mercenarios que acuden a la captura de Riddick: el actor español Jordi Moyá (como jefe de uno de los grupos de mercenarios), Dave Bautista (estrella de lucha americana) y la aparición de Katee Sackhoff a la que muchos conoceréis como Kara "Starbuck" Thrace en la serie Battlestar Galactica.


Resumiendo, yo me ahorraría la visita al cine a no ser que seáis unos fanáticos seguidores de la saga de Riddick. Ahí ya no entraré. Os dejo también el trailer:



Para terminar, y como premio por haber llegado hasta aquí, el último trailer de El Juego de Ender:



F&H

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada