miércoles, 1 de junio de 2016

Juegos de tablero para jugar con niños (III): Space Planets y Expedition Dino

Caja de Space Planets
Hoy vuelvo a mostraros otro par de juegos de tablero para jugar con niños, y como en entradas anteriores se trata de dos juegos de la marca HABA (sí, me envían juegos y me pagan por la publicidad... :P)

En esta ocasión os hablaré de Space Planets y de Expedition Dino. El primero de ellos de un tamaño pequeño y el segundo con un tamaño de caja bastante más grande.

Empezaré por Space Planets, un juego para entre 2 y 4 jugadores y a partir de 6 años de edad (pero pueden jugar perfectamente niños con edades menores). La duración de una partida está en torno a 15 minutos y el precio del juego ronda entre los 7 y 8 euros (ya sabéis que hay variaciones dependiendo de donde miremos). 

"El espacio infinito, y en medio de él, vosotros, descubriendo y viajando a planetas y galaxias lejanas con vuestra nave espacial. Enviad vuestras sondas al espacio y viajad a planetas desconocidos para explorarlos. Pero aseguraos de tener un número suficiente de cristales carburantes para alcanzar el objetivo. Aquel que haya reunido al final el mayor número de estrellas de exploración será el astronauta más valiente de la historia"

Imagen con el contenido del juego
El contenido del juego es, como siempre en esta marca, muy bonito y llamativo. Encontraremos 4 cartas de naves espaciales, 40 cartas de planetas, 40 cristales carburantes, 1 dado de madera (que hace la función de sonda) y las instrucciones del juego.

La mesa se organiza como en la imagen inferior: un cuadrado formado por nueve planetas desplegados en el centro de la mesa. Cada jugador escoge una nave y recibe cuatro cristales carburantes. Se juega por turnos de la siguiente manera: el jugador que está en posesión del turno lanza el dado (sonda) sobre el cuadrado que forman los planetas desplegados (intentando alcanzar el planeta que desee). El dado aterrizará sobre un planeta y entonces tendremos la oportunidad de explorarlo (sea o no el que nosotros queríamos alcanzar). Para ello se deberá pagar una cantidad de carburante igual al indicado en el resultado del dado (entre 1 y 3), y de esta forma lograremos hacernos con ese planeta, cuyo hueco será reemplazado por otro planeta de la pila de planetas. Si no queremos explorarlo o no podemos (porque no tengamos la suficiente cantidad de cristales carburantes), podemos optar por recibir un cristal carburante y pasar el turno al siguiente jugador.

El juego termina cuando uno de los jugadores haya conseguido 5 cartas de planetas (aunque el resto podrá realizar una ronda más). El ganador será aquel que haya logrado obtener más estrellas de exploración: cada planeta tiene un número determinado de estrellas de exploración y, además, por cada dos cristales de carburante que tengamos añadimos otro punto más.

Ejemplo de juego
Además, y para que el juego sea un poco más complicado, las cartas de planetas son diferentes y tienen algunos poderes especiales: necesitar más carburante para llegar a él, tener reservas de carburante, hacer que el resto de jugadores tengan que gastar más carburante durante una ronda, etc.

En resumen, Space planets es un juego bastante entretenido, en el que hay que tener algo de puntería y aprender a gestionar recursos (y algo de estrategia a la hora de decidir explorar o no un planeta). Como sugerencia adicional, dependiendo de la edad de los jugadores (y lo traviesos que se encuentren esa tarde) quizás sea bueno jugar sobre una alfombra o similar para que el dado no salga rebotando por la mesa y por la estancia en la que nos encontremos. También se puede simplificar un poco el juego para niños más pequeños (en el recuento de puntos, ayudarles con el uso de los poderes de los planetas, etc.).

Caja de Expedition Dino
El segundo juego que os traigo hoy es Expedition Dino, un juego de destreza para 2 a 5 descubridores aplicados, con edades a partir de 4 años. La duración de una partida es de alrededor de 15 minutos y su precio ronda los 27 a 28 euros aproximadamente.

Imagen con el contenido de la caja
Dentro de la caja encontraremos un tablero, una figura de Tim el investigador de dinosaurios (madera), 1 Dino, 1 Martillo, 1 Cincel, 24 bloques de piedra, 1 pedestal rocoso, 1 dado (con resultados de entre 1 y 3), depósito de bloques y las instrucciones del juego.

El Argumento es el siguiente: Un martilleo ruidoso resuena en el legendario Valle de los Saurios. Tim, el investigador de dinosaurios, está buscando huellas de esos antiquísimos gigantes. Con el martillo y el cincel trocea rocas y descubre valiosos huesos fosilizados, ¡¡pero cuidado!! porque entre los bloques de piedra se encuentra escondido un peligroso dinosaurio que sólo está a la espera de que alguien lo ponga al descubierto.

Preparación del juego
Antes de empezar, hay que colocar el tablero con el pedestal rocoso en el centro y el dinosaurio en el interior de un peñón formado por los 24 cubos (12 a cada lado). El investigador se coloca en cualquiera de las casillas del tablero, y el depósito de bloques al lado del tablero. 

El juego consiste en hacerse con el mayor número de bloques posible antes de que el dinosaurio se caiga, momento en el que la partida termina. El ganador será aquel que haya conseguido más bloques.

Cada jugador juega por turnos, comenzando por aquel que sepa más nombres de dinosaurios. Se lanza el dado y se mueve a Tim de casilla en casilla (dando vueltas al peñón de piedras). En cada casilla podéis ver tres símbolos diferentes: la lupa, el martillo y el martillo con cincel. 

Si caemos en una casilla con martillo o en una marcada con martillo y cincel, usaremos estos utensilios para tratar de dejar caer un solo bloque (tendremos tres intentos). Los bloques tienen algunas caras con símbolos de hueso y otras sin símbolo. Si el bloque de piedra cae con la cara de un hueso hacia arriba, obtendremos ese cubo. Si por el contrario, cae con la cara sin hueso, caen varios cubos o el cubo (o los cubos) caen sobre la ficha de Tim, todos esos bloques de piedra se van al depósito de bloques. Y es aquí donde entra el tercer símbolo, la lupa. La lupa nos permitirá coger un bloque del depósito, lanzarlo como si fuera un dado, y si arroja un resultado de hueso, nos quedaremos con él (la lupa representa la investigación, mientras los otros símbolos representan la excavación propiamente dicha).

Los jugadores siguen jugando por turnos hasta que, como he comentado antes, el dinosaurio se cae. Se recuentan los bloques de cada jugador y aquel que tengan más, se convertirá en el más grande investigador de dinosaurios del grupo.

Ejemplo de juego
Existen unas pequeñas reglas avanzadas para complicar el juego: que el jugador que deje caer al dinosaurio pierde directamente, que en lugar de tres intentos para derribar un cubo solo tendremos los indicados por el dado, y poco más.

En resumen, un juego de habilidad entretenido y cuyas reglas pueden seguir niños de menos edad de la indicada. Como véis, es un juego muy llamativo y bonito, aunque en este caso si tengo un pequeño pero: en cada una de las caras de los cubos encontramos una pegatina que creo que con el tiempo se despegarán. Hubiera sido mejor que las caras de los cubos fueran impresas. Por lo demás, otro juego recomendable.

Bueno, y concluyo´ya las reseñas de estos dos juegos. Con esta entrada ya van tres relacionadas con juegos de tablero para jugar con niños. Habrá una cuarta...

F&H

Aclaración: cuando indico en ocasiones (o casi siempre) que un juego determinado puede ser jugado por niños de edades menores a las indicadas, no quiero decir que la catalogación de edades sea incorrecta, si no que las reglas pueden ser asumidas (o simplificadas) por niños más pequeños. Pero siempre con supervisión por parte de un adulto ya que algunos incluyen piezas pequeñas (dados, fichas...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada